Cuando nos referimos a cambios en la educación en nuestro país se hace necesario hablar sobre esta nueva modalidad que el virus Covid-19 nos obligó a usar de manera forzosa en todos los Niveles de la educación dominicana, la educación a distancia la cual trajo consigo el manejo de diferentes tecnologías y medios de comunicaciones los cuales no eran usados de forma habitual para la enseñanza en nuestros centros educativos.

García Aretio L. (1987) en Hacia una definición de educación a distancia cita José Luis García Llamas (1986) “la educación a distancia es una estrategia educativa basada en la aplicación de la tecnología al aprendizaje sin limitación del lugar, tiempo, ocupación o edad de los estudiantes. Implica nuevos roles para los alumnos y para los profesores, nuevas actitudes y nuevos enfoques metodológicos”. La manera alternativa de enseñanza que surge en la década de 1830 con el nacimiento del telégrafo y se extiende poco a poco con el avance de la tecnología. Nace con la intención de permitirle a los alumnos continuar recibiendo el pan de la enseñanza  en los  tiempos que se le dificulta asistir a la escuela, ya sea en tiempo de pandemia o en un programa de estudio diseñado para ser impartido a distancia.

Esta modalidad se caracteriza por el poco  contacto entre el docente y sus alumnos: todas las tareas y asignaciones se realizan a través de las plataformas tecnológicas o materiales impresos, pero siempre limitando

la interacción entre alumnos y maestro. La educación a distancia, dada la amplia cobertura social que puede alcanzar, hace realidad la igualdad de oportunidades y acceso al estudio, por lo que se transforma en una respuesta a la demandas de educación de la población.

La primera experiencia de educación superior a distancia se produjo con la creación de la Universidad Abierta Para Adultos (UAPA), en 1995 (Mirian de Jesús Acosta Peralta, La educación a distancia en república dominicana. Realidades y tendencias). Este programa inicia como respuesta a las necesidades que tienen las personas adultas por continuar sus estudios y le eran prácticamente imposible por los horarios académicos que tenían las demás universidades., los cuales le era prácticamente imposibles continuarlo a la vez que trabajaban, la situación familiar; algunos ya tenían su familia formada y le era imposible asistir a la universidad en horario regular y atender a su familia.

Desde un punto de vista personal la mejor forma de utilizar esta modalidad que llego para quedarse y formar parte de nuestro día a día es aprovechando al máximo su parte positiva en todos los ámbitos y a su vez combinarlas con la clases tradicionales o presenciales para contrarrestar de esa forma las desventajas que esta trae consigo.

El covid-19 ha venido a tergiversar el rumbo de la educación tanto de manera positiva como de manera negativa debido a que no todos estaban o están acostumbrados a la docencia de manera virtual, pero en parte ha sido más efectica para las personas que ya tienen el manejo de la tecnología, pero tanto a los padre como a los alumnos, especialmente a los pertenecientes a las zonas rurales se les ha tornado muy difícil el adaptarses a un cambio tan inesperado como lo es la docencia de manera virtual, ¿Por qué? Porque no todos cuentan con el conocimiento de los aparatos inteligentes, ni cuentan con los recursos necesarios para poder sustentar el costo de una vida tecnológica. No obstante  a las personas de altos recursos se les ha hecho más fácil adaptarse a los nuevos cambios en el ámbito educativo, debido a que en su mayoría cuentan tanto con los recursos económicos como con las capacidades para adaptarses a cualquier cambio que pueda surgir en el cual esté incluido lo tecnológico.

Trabajo realizado por:

Yenny Batista Contreras

Duarte Encarnación Contreras

Yaira Valenzuela

Rafael Lebrón

Víctor Manuel Ogando Lorenzo

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hey, Quieres recibir las noticias via WhatsApp, agregame por favor! 🙂👍