¡LA POLÍTICA, COMPAI!
¡Candil de la calle y oscuridad de la casa!

«Jamás puede haber motivación y sentido de pertenencia donde NO SE RECONOCE NI VALORA el trabajo acumulado en favor de un proyecto político determinado. Todo lo contrario, se apodera el desánimo y posteriormente la frustración, pudiendo aniquilar de una vez y por toda cual deseo voraz de integración y de participación de cara al futuro.

Sin una buena relación partido-gobierno difícilmente alcanzarán éxito de cara al certamen electoral del 2024. La ausencia de una base satisfecha y comprometida que defienda en cada rincón: en las calles, en las universidades, en las guaguas públicas, en las redes sociales las ejecutorias de gobierno, pues el sector opositor tendrá mayor incidencia y protagonismo frente a la opinión pública, lo que a su vez opacaría esas ejecutorias, minando así las posibilidades de retención del poder del partido gobernante.

Además, el actual gobierno del PRM tiene el gran reto de concretar la articulación de un cuerpo de ideas y proyectos de transformación para mitigar eficazmente los efectos socioeconómicos generados por el COVID 19 y el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Y como si lo anterior fuera poco, se agrega un elemento perturbador el auge de la delincuencia  y la criminalidad.

No obstante, se debe  reconocer que  el Gobierno que encabeza el presidente Luis Abinader está tratando de hacer mucho más con menos. Ningún gobierno en los últimos 100 años ha gobernado frente a una coyuntura mundial de estas dimensiones. Es pertinente reconocer el trabajo eficiente y  acorde con sus funciones de muchos funcionarios y a la vez han honrado en la praxis la necesaria perspectiva de buena relación partido-gobierno.

Es justo señalar,  que ningún gobierno tiene capacidad para nombrar a todo el mundo mi mucho menos a todo sus militantes y simpatizantes por criterios de perfil del puesto, pero sobre todo por un tema ético y de eficiencia gerencial. Ahora bien, durante la efervescencia proselitista se hicieron naturalmente promesas de cargos. El no cumplimiento de eso tiene consecuencias.

Si no te puedo colocar en puesto del gobierno,  pero por lo menos,  cuídese la forma en el trato de los OLVIDADOS. ¿Sólo valen en campaña?

Ahora bien, se puede hacer tarde para ablandar habichuelas, puesto que hay una parte importante de funcionariado que lleva una nota discordante con la del presidente, ya que no les importa la base, no la escucha, no la recibe en los diferentes despachos, peor aún, han colocado por amor al arte y amiguismo  en puesto de notoriedad a figuras de otras parcelas que fueron en su momento muy beligerantes frente al actual partido en el poder, pisoteando así el sentido ético y estético en proceder de las cosas. ¿Cómo explicar y convencer  para que se mantengan inmutable a una dirigencia media que luchó a sangre y fuego para que su partido esté en el poder y hoy sea ignorado? ¿De qué sirve matarse en la oposición por un partido que en el poder subestime a una parte importante de  su base?

Otro piedra en el zapato, tal vez un grave error. El método cuestionado para la escogencia de la alta dirigencia, que ya ha generado ronchas a lo interno del PRM. Importantes dirigentes como Guido Gómez, Ramón Alburquerque lo han calificado como elección entre empleados. Y tienen en parte razón, pues aunque es legal no es legítimo, rompe con el principio de democracia y negó el derecho de que más de un millón de militantes pudiera validar o desaprobar a la actual dirigencia. Pero desde otro ángulo, rompió con una lógica histórica que dio origen al hoy PRM. Le criticaban a Miguel Vargas el secuestro del otrora PRD bajo el alegato de que el método de dirigirlo y colocar a la alta dirigencia eran precisamente ilegítimos. ¿Dónde está el cambio?

No nos llamemos engaño, la correlación de fuerzas ya no es la misma, ni el nivel de satisfacción al gobierno. El escenario político-electoral está cambiando por los factores que ya sabemos.

Amor no debe quitar conocimiento ni la actitud de autocrítica frente a la  coyuntura del momento. Es momento de reflexión y ajustar la brújula.

¡TODAVÍA HAY TIEMPO PARA ENMENDAR, pero si no se da cuánto antes una gran sinergia entre partido y  gobierno, las posibilidades del PRM de retener el poder son ínfimas!

Alberto Suero Encarnación / El autor es catedrático universitario.

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hey, Quieres recibir las noticias via WhatsApp, agregame por favor! 🙂👍