Con 18 años trabajando como conserje en el hospital Ramón de Lara, Juan Ramón Terrero Reyes, de 57 años, tuvo el honor de ser el primero de su oficio y tercero en toda la jornada en recibir la vacuna, dado su servicio en la disposición de desechos en el área COVID-19.

“Me siento muy conforme y muy feliz con esa vacuna que me pusieron. Con esta pandemia que hay, uno tiene que vacunarse para liberarse de esa mala enfermedad”, comenta el señor, que comparte lugar de trabajo con otros dos hermanos a los que espera también les toque turno pronto.

Una vez iniciada la jornada en el Ramón de Lara, que culminó pasadas las 11:00 de la mañana, el Ministro de Salud se trasladó al hospital Moscoso Puello, donde también fueron vacunadas 60 personas del área COVID-19.

A la par también se realizó otra jornada en el hospital Marcelino Vélez Santana, a donde había llegado hasta ayer 740 dosis de la vacuna para el personal de salud, que se colocarían a razón de 120 por día.

En la primera de las tres fases del plan, se vacunarán 12,000 médicos que dan asistencia a pacientes con COVID.19, según informó el Ministerio de Salud.

Los que ayer recibieron su primera dosis deberán recibir la segunda el 16 de abril, conforme la tarjeta de vacunación.

Datos médicos sobre la vacuna indican que, para una inmunización total, la segunda dosis debe administrarse entre cuatro y 12 semanas después de la primera, es decir de 28 a 84 días.

“No siento nada, no hay dolor, no me duele el brazo y no tengo ningún síntoma”, externó la doctora intensivista Ingrid Herrera, primera en ser vacunada en el Marcelino Vélez, en Santo Domingo Oeste.

Igual descripción hacía el director del centro, Willy Victoria. “Es una mezcla de felicidad y seguridad porque esta vacuna es la mejor garantía de cortar la cadena de contagios… Es algo que no hay que temer y yo invito a la gente a que se vacune, que confíe que el procedimiento es totalmente seguro. Yo lo hice y puedo dar testimonio de ello”, manifestó.

Hasta el momento,no se tiene registro de efectos secundarios. Diario Libre contactó en horas de la noche a algunos de los vacunados y coincidieron en que no han sentido ningún síntoma.

El presidente seguirá el protocolo

Al encabezar el Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19 en el Hospital Militar Ramón de Lara, el presidente de la República, Luis Abinader, dijo que seguirá el protocolo presentado por las autoridades de salud en un acto presidido por él mismo el lunes en el Palacio Nacional.

“Seguiremos el protocolo. Aquí somos todos iguales”, dijo el mandatario al ser cuestionado por la prensa sobre cuándo se vacunará. Cuando se dio a conocer la respuesta se generó una controversia en las redes sociales debido a que se había anunciado que el jefe de Estado sería de los primeros en ser vacunados.

Los comentarios al respecto recibieron la explicación de la primera dama, Raquel Arbaje, quien a través de Twitter afirmó que Abinader quería ser vacunado, pero que las dosis que llegaron al país son pocas y, como tiene anticuerpos por haber sido afectado por el COVID- 19, prefirió que se las aplicaran al personal de salud que lucha en primera línea contra la enfermedad.

“Luis quería, pero llegaron pocas dosis. Y él teniendo muchos anticuerpos. Sería dejar a un personal en línea de acción desprotegido. Pero nos vacunaremos sin distinción de vacunas”, dice el mensaje colgado por Raquel Arbaje.

El personal médico, por su estrecho contacto con los afectados de COVID-19, fue el primer sector vacunado.
¿Qué hacen y qué no hacen las vacunas?

Las vacunas procuran para el organismo dos tipos de inmunización: que aunque se entre en contacto con un patógeno no se desarrolle una enfermedad grave o evitar de plano la infección.

De las candidatas para el COVID-19, las ya autorizadas solo protegen de que los individuos que tienen la enfermedad se agraven, conforme a datos de las Organización Mundial de la Salud (OMS). Por eso, aunque la persona se vacune puede infectarse de COVID-19 y se le recomienda utilizar mascarilla, mantener el distanciamiento físico y lavarse las manos constantemente, pues “cuanto más circule el coronavirus más posibilidades hay de que mute a una variante que responda peor a las vacunas”, dice la OMS. Se desconoce el tiempo que durará la inmunización, pues la efectividad de las vacunas es objeto de seguimiento.

Lo que garantiza la OMS es la seguridad de las vacunas, basada en que no ha habido ningún caso de muerte o caso grave en el grupo de los vacunados, sin importar cuál recibieron.

Investigadores del organismo también responden a algunos rumores. “Las vacunas que administramos no pueden causar infertilidad. Tampoco alteran la genética. Ahora tenemos dos vacunas que se conocen como vacunas de ARNm, y no hay forma de que el ARNm (las instrucciones al cuerpo para producir una proteína) pueda convertirse en ADN. Y no hay forma de que el ARNm pueda cambiar el ADN de nuestras células humanas”, dice la OMS.

Por: DL

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hey, Quieres recibir las noticias via WhatsApp, agregame por favor! 🙂👍